Saltar al contenido

La Bestia de Gévaudan

La-Bestia-de-Gévaudan

La bestia de Gévaudan, es una misteriosa criatura parecida a un lobo, una bestia caníbal, que aterrorizó a la provincia francesa de Gévaudan, actualmente departamento francés de Lozère, en el sur de Francia, entre 1764 y 1767.

Se estiman que unas 210 personas se convirtieron en víctimas de esta bestia, de las cuales 113 fueron asesinadas y comidas. Su destrucción se anunció varias veces, pero el debate sobre la naturaleza de la bestia de Gévaudan no terminó incluso con el cese de los ataques.

“La bestia de Gévaudan fue descrita como un lobo depredador, pero del tamaño de una vaca, con un cofre muy ancho, una cola larga y flexible, un hocico alargado, orejas puntiagudas y grandes colmillos”

Nadie podía determinar exactamente quién era este monstruo espeluznante: un lobo enorme, un gran felino depredador o una hiena inusualmente grande. También existe la opinión de que era un sobreviviente de animales antiguos que se extinguieron hace miles de años.

La aparición de la bestia de Gévaudan

Primer ataque de la bestia de Gévaudan
La aparición de la bestia de Gévaudan

La primera mención de la bestia se remonta al 1 de junio de 1764, cuando intentó atacar a una mujer campesina que estaba pastoreando un rebaño de vacas. Cuando los toros se preparaban para a la defensa, el monstruo gruñó ruidosamente y no se atrevió a pelear.

Unos días después, cobro su primera víctima, su nombre era Jeanne Boulet, de 14 años, quien fue asesinada el 30 de junio de 1764 cerca de la aldea de Hubacs, cerca de Langogne. Estaba lejos de la aldea y no había defensores cerca.

Esto fue seguido por una serie de asesinatos, cuyas víctimas fueron en su mayoría niños. En agosto, mató a una niña y un niño, durante septiembre la bestia se cobró la vida de otros 5 niños. A finales de 1764, la bestia había cobrado 28 víctimas fatales y 10 resultaron heridas.

Se creía que el asesino era la misma bestia, porque todos los ataques se llevaron a cabo de la misma manera: la víctima era derribada con un rápido ataque. Esta bestia generalmente mataba a sus víctimas con un mordisco en la cara y después rasgaba sus barrigas con sus enormes dientes afilados.

Distinguido por una increíble audacia. Podría aparecer directamente en la calle del pueblo y atacar a la primera esquina. Y cuando la gente corría detrás de él con hachas y horcas, se retiraba al bosque. Ningún lobo se habría aventurado a semejante acto. Como resultado de todo esto, un verdadero pánico comenzó en los pueblos de los alrededores.

La cacería del monstruo

El gobernador de la provincia de Languedoc, que limitaba con la provincia de Gévaudan, envió un destacamento de soldados bajo el mando del capitán Jacques Duhamel. Los bosques fueron cuidadosamente peinados, se hizo énfasis en lobos locales y como resultado varias docenas de depredadores grises fueron asesinados, sin embargo, no pudieron atrapar al monstruo.

La cacería del monstruo caníbal
La cacería del monstruo

La misteriosa bestia parecía ser muy inteligente para caer en las trampas o comer algún cebo envenenado. Por su proceder, muchos comenzaron a considerarlo un hombre lobo o lo comparaban con el Rugaru y el Wendigo.

Uno de los cazadores se topó accidentalmente con la bestia cerca del pueblo. Le dispararon 2 tiros, y aunque dio en el blanco, no causó daños graves al monstruo. Después de eso, el cazador les dijo a todos que los ojos que lo miraban eran humanos, fortaleciendo aún más la creencia de que estaban tratando con un hombre lobo.

En diciembre de 1764, cuando los soldados terminaron su trabajo, los habitantes estaban seguros de que el peligro había sido eliminado. Tan pronto como el destacamento salió de este distrito, un nuevo ataque se hizo eco, además, por ironía perversa, sucedió en la víspera de Navidad.

Nuevos ataques de la bestia

Nuevos ataques de la bestia de Gévaudan
Nuevos ataques de la bestia de Gévaudan

La muerte alcanzó a un niño de siete años, que fue terriblemente atormentado por una bestia. Unos días más tarde, un pastor se convirtió en una nueva víctima y en los últimos días del año 2 chicas más fueron mordidas y parcialmente devoradas por el monstruo.

El pánico que se apoderó de la población nuevamente, por el rumor de que las autoridades estaban tratando de atrapar no a un lobo, sino a un hombre lobo, una criatura sobrenatural que podría atacar y matar impunemente.

El 12 de enero de 1765, un enorme lobo corrió hacia un grupo de niños, 5 varones y 2 niñas entre 8 y 12 años de edad, cerca del pueblo de Villaret y atacó al más pequeño. Pero el coraje de los mayores lo obligaron a huir, cuando se abalanzaron sobre él con piedras y palos, salvando la vida del pequeño.

El rey Luis XV envía a un cazador profesional

Recompensa por la caza del monstruo
Recompensa por la caza del monstruo

Este episodio de valentía, atrajo la atención del rey de Francia, Luis XV, quien premió a los jóvenes y ordenó a un cazador profesional de Normandía llamado Jean-Marc D’Enneval y su hijo para destruir el monstruo. D’Enneval fue uno de los cazadores más famosos de Francia, en su vida mató personalmente a más de mil lobos.

En febrero de 1765, llegaron a la provincia. Trajeron consigo una jauría entera de perros beagle y peinaron los bosques circundantes durante varios meses. En agosto, organizaron una incursión masiva, en la que participaron soldados y residentes locales. Pero nunca vieron un monstruo.

Mientras D’Enneval buscaba, por un lado, la bestia de Gévaudan atacaba por otro. El 5 de abril, logró atacar a un grupo de cuatro niños y matarlos a todos. El 14 de marzo atacó a una niña de 9 años de edad en Vessière (St. Albans), pero su madre Jeanne Jouve se lanzó sobre la bestia y se las arregló para que soltase a su hija.

Se hizo evidente para todos que la suerte no acompañaba al padre y al hijo D’Enneval. El rey retiró a estas personas y, para reemplazarlas, envió a su cazador principal, François Antonie de Beauterne.

Antoine sustituye a D’Enneval

Antoine llegó junto a una unidad reforzada de soldados y comenzaron a peinar metódicamente los alrededores. En su faena, lograron destruir a más de 1000 lobos, pero eran depredadores grises comunes que no tenían nada que ver con la bestia de Gévaudan.

El domingo 11 de agosto, mientras se organizaba una gran cacería, una dama de 20 años, Marie-Jeanne Valet, se disponía a cruzar un pequeño arroyo, cuando fue sorprendida por la bestia. Cuando el monstruo se abalanza sobre Valet, ésta le clava su lanza en el pecho.

La dama que hirió a la bestia de Gévaudan
La dama que hirió a la bestia de Gévaudan

La Bestia herida, cayó al río y desapareció en el bosque. Al correr la noticia, Antoine se presenta en la escena y vio la lanza cubierta de sangre, no dudo que se trataba la bestia que estaban buscando. Por este hecho, nombró a la doncella “la Dama de Gévaudan”.

A finales de septiembre, Antoine, junto con los cazadores locales, avistó un lobo inusualmente grande. Los perros obligaron al animal salir de los arbustos y el cazador real disparó. La bala le golpeó el costado, pero el lobo herido continuó corriendo.

Otro disparo dirigido de uno de los cazadores dio justo en la cabeza del depredador. Cayó y todos lo consideraron muerto. Pero cuando se acercaron, un lobo enorme corrió hacia Antoine. Los disparos no se hicieron esperar y muchas balas clavaron en el cuerpo de la bestia de Gévaudan. Esta vez fue completamente asesinado.

El depredador asesinado resultó ser extremadamente grande. Su altura, en 4 patas, era de 80 cm, la longitud del cuerpo alcanzaba los 1,7 metros y el peso era de 60 kg. Los colmillos alcanzaban los 4 cm.

Cuando el lobo fue desgarrado por el vientre, encontraron restos de carne en el estómago. No había duda de que los cazadores le dispararon al caníbal. Su cuerpo fue enviado a París. Todos dieron un suspiro de alivio, pero el tiempo mostró que era demasiado temprano para calmarse.

El regreso de la Bestia de Gévaudan

La bestia de Gévaudan regresa
El regreso de la Bestia de Gévaudan

El 2 de diciembre de 1765, la bestia está de vuelta atacando a 2 niños de 14 y 7 años cerca Besser-Sainte-Marie. El 10 de diciembre deja herida de gravedad a dos mujeres cerca de Lachamps. El 21 y 23 de diciembre aparecieron nuevos cadáveres en la cuenta de la Bestia “resucitada”.

Después de algunos ataques frecuentes, la bestia se sumergió de repente en la nada otra vez y no apareció durante 122 días, es decir, hasta la primavera de 1767. El 2 de marzo de 1767, mató a un niño cerca de la aldea de Pontajou.

Destrucción de la bestia de Gévaudan

En junio de 1767 se organizó otra redada, donde participaron más de 300 cazadores y muchos de ellos vinieron de otras partes de Francia. Entre estas personas estaba un hombre llamado Jean Chastel, quien estaba convencido de que un hombre lobo era el asesino de las personas.

El 19 de junio, los cazadores se detuvieron se detuvieron a descansar en medio del bosque. Chastel se sentó un momento a leer la Biblia, colocando su pistola a un lado en la hierba. De repente se escucha un ruido y al levantar la vista, vio un monstruo repugnante a pocos pasos de distancia. La bestia se preparaba para el salto, mirando fijamente al cazador.

Chastel tomó su arma y disparó contra un depredador sediento de sangre. Volvió a cargar el arma y disparó nuevamente. El monstruo cayó al suelo sin hacer ruido. Todos corrieron hacia él. Era un lobo muy grande, pero era de tamaño inferior al depredador gris que Antoine mató en 1765.

La bestia fue destrozada por el estómago, donde se encontró parte de la mano de una niña. El cuerpo también tenía múltiples cicatrices dejadas por las heridas infligidas por los cazadores. Quedó claro que esto, muy probablemente, es la bestia de Gévaudan.

Después del asesinato del monstruo espeluznante por Chastel, los sangrientos ataques contra las personas se detuvieron. Por lo tanto, los residentes de Gévaudan no tenían dudas de que mataron al animal indicado.

Pero, ¿qué tipo de monstruo era y por qué atacaba a las personas? No hay una respuesta definitiva para esta pregunta. Solo quedaron numerosas versiones, conjeturas y suposiciones.