Saltar al contenido

Las 5 mejores Leyendas mexicanas cortas

Leyendas de México
Las 5 mejores Leyendas mexicanas cortas
Las 5 mejores Leyendas mexicanas cortas

México es un país rico culturalmente y de generación en generación los pobladores se han encargado de transmitir su folclore a través de narraciones. Las leyendas mexicanas han formado parte de la infancia y juventud de sus habitantes.

Estas leyendas mexicanas se basan principalmente en anécdotas contadas oralmente. Sus temas abarcan eventos sobrenaturales, hechos históricos, misterio y fenómenos naturales que fascinan a grandes y chicos.

“Las leyendas mexicanas forman parte de la cultura y tradición de México. Algunas pueden ser aterradoras, pero otras están llenas de mucha magia e imaginación”.

Las leyendas son una forma de compartir los conocimientos y vivencias de nuestros antepasados. Estas forman parte de las tradiciones de un país. Aquí nosotros te daremos a conocer 5 leyendas mexicanas cortas, para que aprendas más sobre esta hermosa cultura.

La muchacha de las cuevas del cerro de Culiacán

Leyendas mexicanas en el cerro de Culiacán
Leyendas mexicanas en el cerro de Culiacán

En un pueblo llamado Sabino, que se encuentra en el estado de Guanajuato, vivía un hombre leñador llamado Artemio. Todos los días iba a la colina de Culiacán para obtener madera con su burro.

Un día, entre los árboles encontró la entrada a una cueva, en el interior se escuchaba mucho ruido, como un mercado. De repente encontró un tesoro, pero este estaba junto a una hermosa mujer rubia de ojos claros.

Ella prometió darle el tesoro con la condición de que la llevara a la iglesia más cercana, en la parte de atrás del burro, pero le dijo, escuche lo que escuche no puede voltear hacia atrás. El accedió y cuando estaban bajando, él escuchaba ruidos extraños, pero igual continuó.

Al llegar al pueblo, la gente lo vio con asombro y gritaron “¡mire lo que tiene allí! “Cuando llegaron a la iglesia, su curiosidad era muy alta al escuchar gritar a las personas y sobre todo niños. En la parte de atrás, llevaba una serpiente horrible y repugnante. Por la impresión cayó muerto en las puertas del templo.

La isla de las muñecas

Es unas leyendas mexicanas más populares del país. La gente cuenta que el señor Julián Santana, un hombre que vivía en cerca de un lago en Xochimilco, comenzó a recoger muñecas y a colocarlas en su casa y en toda la isla para mantener alejado el espíritu de una niña que murió ahogada.

La isla de muñecas una de las leyendas mexicanas
La isla de muñecas una de las leyendas mexicanas

Él contaba que del lago salía una sirena que lo visitaba con frecuencia, pero su intención era llevarlo con ella. En su soledad Santana murió de un infarto y su cuerpo fue encontrado en la orilla del lago.

Desde entonces la isla recibe una gran cantidad de visitantes, que aterrorizados observan con detalle la escalofriante escena de muñecas colgantes. Cuentan los visitantes que algunas muñecas se mueven o abren sus ojos de repente.

 

La leyenda del chupacabras en México

Esta representa una leyenda mexicana urbana. Se trata de una criatura parecida a una bestia que ataca a las mascotas y animales de granja, las mata y chupa su sangre. Se cuentan muchas historias sobre el chupacabras, el personaje aparece en ficción, dibujos animados, películas y programas de televisión, pero aún no existen pruebas sobre su existencia.

La leyenda del chupacabras

Originalmente se pensó que chupacabras se alimentaba de sangre. Pero con el tiempo, la dieta del monstruo mítico se expandió y comenzó a comerse a los animales capturados y asesinados, en su mayoría pequeños animales domésticos. Sin embargo, hay historias sobre, cómo un chupacabras mordió a una mujer.

Algunos creen que chupacabras es descendiente de algún animal prehistórico. Por ejemplo, un canguro con dientes de sable cuyos restos encontrados en los Estados Unidos le recordaban a este escalofriante animal.

La leyenda del amor “Popocatépetl e Iztaccíhuatl”

Leyendas mexicanas sobre Popocatépetl e Iztaccíhuatl
Leyendas mexicanas sobre Popocatépetl e Iztaccíhuatl

Entre las leyendas naturales de México, se encuentra en primer lugar, la aparición de los volcanes de Popocatépetl e Iztaccíhuatl, los picos más altos del estado. Iztaccíhuatl la princesa Nahua e hija de Cassik Tesosomok, enamorada del guerrero de su padre, Popocatépetl.

Su padre les permitió casarse solo después de que Popocatépetl regresara con la victoria de Oaxaca y trajera la cabeza de su peor enemigo, el líder de los zapotecas. Cassik envió deliberadamente a Popocatépetl con esta misión, consideró que tal tarea era imposible para su guerrero.

El padre lo creía indigno de la princesa y le dijo a Iztaccíhuatl que Popocatépetl había muerto. La princesa después de esta noticia se suicidó. Sin embargo, Popocatépetl estaba vivo, regresó con una victoria.

Al entrar en la habitación de la amada, tomó el cuerpo frío en sus brazos y la llevó a la cima de la pirámide erigida para la princesa. Él mismo subió a la cima de otra pirámide, que era un poco más alta, para admirar para siempre la belleza de su amada y se suicidó.

Al día siguiente, el padre Tesosomok se despertó, se asomó por la ventana y vio dos volcanes en el lugar de las pirámides, descansando bajo las nieves perpetuas. Iztaccíhuatl Nahua significa “mujer blanca”, y Popocatépetl significa “montaña humeante“.

El callejón del muerto

El callejón del muerto
El callejón del muerto

Esta leyenda es originaria del sur de México, específicamente en la ciudad de Oaxaca. Cuenta que existió un hombre que alumbraba la ciudad encendiendo las lámparas de aceite, pero que fue asesinado misteriosamente.

Su fatal muerte ocurrió antes de volver a casa, el hombre vio que le faltaba encender una lámpara y regresó a su labor, pero más tarde apareció muerto. Desde entonces, cuenta la leyenda que su alma recorre la ciudad después de las 9 de la noche, deambulando por los callejones de las lámparas de aceite.